AUTOCONTROL

El autocontrol se basa en saber manejar nuestra diabetes, y a su vez, en cómo reaccionar y responder frente a diversas situaciones. El principio más básico de todos es nuestra Glicemia, que consiste en la cantidad de azúcar que tenemos en la sangre. Nuestro rango ideal es de 70 a 110mg/dl.

Para conocer nuestra glicemia, debemos realizar varios controles capilares durante el día, y es por aquí donde parte nuestro “auto-control” y cuidado de la diabetes, ya que así sabremos cómo responder a nuestras dosis de insulina, comidas y ejercicios, y obtener los resultados “adecuados”.

En el caso de las personas que cuentan con un sistema de monitoreo continuo de glucosa, las mediciones capilares siguen siendo sus principales guías y apoyos para tomar las mejores decisiones, y es por esto por lo que son tan transcendentales. El monitoreo aportará a nuestras curvas de comportamiento, por lo que termina siendo un buen complemento para conocernos más frente a diversas situaciones.

Las personas que me rodean, por lo general recuerdan que soy diabética, solo cuando estoy comiendo, y creen que eso es todo, algo así como “una cosa” con la comida. Pero yo sigo teniendo diabetes cuando me paro de la mesa, soy diabética cuando despierto y cuando duermo, soy diabética cuando practico deportes, cuando elijo mi ropa del día, cuando salgo con mis amigos y cuando me olvido de las palabras que voy a decir en una hipoglicemia… Soy diabética cuando estoy estresada y lo soy desilusionada, excitada, enamorada, enojada, avergonzada, sola, herida…

Es algo que no se va cuando pongo la tapa en la jeringa, y definitivamente, no se retira una vez que me duermo.

FranGlucosada

20 años conviviendo con DT1